Google+ Followers

domingo, 8 de noviembre de 2009

Otro ladrillo en la pared (Pink Floyd)

Primero, copio en azul un correo que me envía uno de mis poquísimos amigos, Alberto Conde, y abajo mis palabras. 


Ahora con lo de la caida del muro de Berlín, está nuevamente recordándose el presente clip de la banda Pink Floyd.

Lo que desan decir es bueno decirlo, pero está mal dicho. Por supuesto que todos , incluidos los niños, necesitamos educación, pero no "educación".

http://www.youtube.com/watch?v=E3_NuWb9r2A&feature=related

El mensaje llega diferente dependiendo bastante de la persona que lo reciba. Por ejemplo yo, a mi me gusta la idea de delatar el abuso en el aula.

Estando yo sentado junto con la maestra Sarah Arteaga, en una de esas capacitaciones de maestros del Bene, me preguntó directamente si mi maestra de primer año me había pegado, yo bien intrigado le dije que sí, y le pregunté que cómo era posible que lo supiera, a lo que me contestó algo asombroso: Por la manera de agarrar la pluma.

Hice algo entre los 7 años, que era malo, pero yo ni sabía que lo era. De verdad no recuerdo qué hice mal.

Me pegó con la regla una o dos veces, no más, y fue suficiente para echarme a perder la manera correcta de coger una pluma de por vida. Interesante ¿no?

En esa misma escuela, creo que en segundo año, como respuesta a la pregunta de "Escribe los 3 estados de la materia" yo contesté: "Jugo , yelo y umo"... La respuesta fué tachada como mala. Lo sabía, pero no sabía decirlo, eso era todo.

Que alivio que al final seremos juzgados por un juez justo!

Interesante. Muy interesante.



Habría que mencionar, ahora, aunque puede leerse por el contexto del correo, que todo extremo es malo. En 1979 nadie en el mundo soñaria que lo que sucedería al final es eso: los niños toman la escuela por sí mismos y la destrozan. Hace dos décadas uno podía decirle a un joven: "¿Qué así te sietnas en tu casa?" Ahora no: sabes que sí lo hacen así. Es muy cierto que "la letra con sangre entra", como también es cierto que el construcitivismo, como filosofía, puede hacer que 2+2=7, si la mayoría del grupo está de acuerdo en ello. Ambos extremos son igualmente destructivos, y uno de los problemas de nuestro siglo es ese: perdimos las referencias y, con ello, el justo medio, el sentido común.


Óscar Pech

"In the faces of men and women I see God"
Walt Whitman, from Leaves of Grass
Publicar un comentario