Google+ Followers

lunes, 17 de octubre de 2011

Tagore y Audrey Hepburn

Si tienes tiempo y ganas de leer, primero lee esto. Quien no conozca las increíbles actuaciones de Audrey Hepburn, necesitará ese background. Para mi gusto, Audrey Hepburn es uno de los espíritus más excepcionales que hayan existido en esta tierra. Alguien que nunca permitió que se le subiera el humo de la fama a la cabeza. Los que tienen más o menos mi edad la recordamos como esa anciana incansable que dedicó sus últimos años, luchando en dos frentes al mismo tiempo: a favor de los niños, y  en contra del cáncer. Nunca vi una película de ella en el cine, pero recuerdo haberla visto mucho en esa antigua tele blanco y negro de mi infancia, cuando vivía en El Bosque.

En su funeral se leyó el siguiente poema, de Rabindranath Tagore, que difícilmente me atrevo a traducir, porque sé que con ello elimino su belleza, pero que creo haríamos muy bien en compartir, cada quien con su respectiva pareja:
I seem to have loved you in numberless forms, numberless times...
In life after life, in age after age, forever.
My spellbound heart has made and remade the necklace of songs,
That you take as a gift, wear round your neck in your many forms,
In life after life, in age after age, forever.

Whenever I hear old chronicles of love, it's age old pain,
It's ancient tale of being apart or together.
As I stare on and on into the past, in the end you emerge,
Clad in the light of a pole-star, piercing the darkness of time.
You become an image of what is remembered forever.
You and I have floated here on the stream that brings from the fount.
At the hear of time, love of one for another.
We have played along side millions of lovers,
Shared in the same shy sweetness of meeting, the distressful tears of farewell,
Old love but in shapes that renew and renew forever.

Me parece que le he amado en innumerables formas, innumerables ocasiones…
Vida tras vida, era tras era, por siempre.
Mi corazón hechizado ha hecho y ha rehecho el collar de canciones,
Que usted toma como regalo, y lleva alrededor de su cuello en sus muchas formas,
Vida tras vida, era tras era, por siempre.
 
Cada vez que escucho viejas crónicas de amor, es un dolor histórico,
Es un cuento antiguo de estar separado o junto.
Mientras que miro vez tras vez en el pasado, en el extremo usted aparece,
vestida en la luz de una estrella polar, perforando la oscuridad del tiempo.
Usted llega a ser una imagen de lo que se recuerda por siempre.

Usted y yo hemos flotado aquí en la corriente que fluye desde la fuente.
En el sonido del tiempo, amor del uno para el otro.
Hemos jugado al lado de millones de amantes,
Compartido el mismo dulzor tímido de la unión, las afligidas lágrimas del adiós,
Amor viejo, pero en formas que se renuevan y renuevan, por siempre.
 

Pongo este viejo correo aquí, porque el poema no está en ninguna otra parte de la red, en nuestro idioma. Una manera de embellecer al mundo:
Óscar Pech
 
"In the faces of men and women I see God"
Walt Whitman, from Leaves of Grass

Publicar un comentario